Conoce mejor tu máquina: intro a línea de comandos

Uno de los graves problemas que tenemos quienes nos dedicamos a la historia y otros humanistas de la academia es que sub-utilizamos nuestras computadoras. Por lo general, no sabemos cómo comunicarnos con ellas de manera eficiente ya que nos han encadenado a la Interfaz gráfica de usuario y a los programas propietarios. Cosa de la mercadotecnia del capitalismo post-industrial que va de la mano con la obsolescencia programada. Mejor, acércate a la interfaz de línea de comandos.

Si utilizas una Mac, que corre en un sistema operativo Darwin (derivado de UNIX), convendría que te asomes a una maravilla que está en tu máquina:

Aplicaciones -> Utilidades -> Terminal

Para aprender a utilizarla te recomiendo comiences por un tutorial en The Programming Historian llamado “Introduction to the Bash Command Line“, escrito por Ian Milligand y James Baker. Incluso ahí, quienes usen Windows podrán acercarse a estas maravillas mediante la descarga de GitBash.

Si “corres” con Windows (perdón por el mal chiste), te convendrá echar un ojo a una cosa que puedes ejecutar en tu máquina llamada cdm. Si corres con suerte y tienes actualizado tu sistema operativo, quizá también te topes con PowerShell, que mezcla varios comandos de UNIX con los propios del viejo MS-DOS. Hay un tutorial para este intérprete en “Introduction to the Windows Command Line with PowerShell”, escrito por Ted Dawson.

Si usas Linux, poco te puedo decir, ya que conoces la Interfaz de línea de comandos por defecto.

Una buena compilación (acordeón, chuleta, cheat-sheet) de lo que puedes hacer con tu interfaz de línea de comandos independiente de plataforma está en esta maravillosa guía de referencia de Simon Shepard: ss64.com.

En todo caso: conoce tu máquina. Úsala desde el intérprete de línea de comandos. Esto ampliará tu capacidad para sacar mejor provecho de máquinas que pueden ser todo un laboratorio de análisis pero que sub-utilizamos como meras máquinas de escribir.

Así, por ejemplo, en vez de buscar el icono que abre tu navegador de Internet, puedas escribir:

$ open -a "firefox"

O quizá mejor, sabiendo la ruta del URL que te interesa:

$ open http://google.com

 

Conoce mejor tu máquina: intro a línea de comandos